Feeds:
Entrades
Comentaris

Posts Tagged ‘banca’

Por primera vez en mi vida, he coincidido con futboleros en el análisis de una noticia, pero desde puntos de partida completamente distintos; en biología, una situación análoga se denomina convergencia evolutiva. Ellos, movidos por algo parecido a la indignación por la competencia desleal, y yo empujado por un escándalo en el que, lo confieso, no hay que descartar ánimos antifutboleros. Nos preguntábamos cómo una entidad, llámese ahora Real Madrid como podría llamarse Barça o Vetera FC, con una deuda de más de 400 millones de euors podía gastarse más de 160 en contratar a dos jugadores, nóminas aparte. Finalmente, la incógnita fue despejada ayer: el Banco de Santander y Caja Madrid prestaron más de 75 millones cada uno al ser superior. Y, por cierto, Caja Madrid los presta con dos años de carencia, es decir, que hasta la temporada 2011-2012 no tendrán que empezar a abonar nada, por n o mencionar el interés preferencial euribor +2%

La respuesta de la Minstra de Economía y Segunda Vicepresidenta del Gobierno, Elena Salgado, fue sutil y elegante, pero contundente: se mostró sorprendida, aunque no escandalizada, pues no se había cometido ninguna irregularidad, pero recordó a bancos y cajas que si ya tienen liquidez que lo noten también pymes y familias.

Ahí habría quedado todo de no haber concurrido una serie de circunstancias y declaraciones que me han hinchado tanto la la vena de la sien que temí por un momento que tuvieran que hospitalizarme por un aneurisma. El camino de la desvergüenza lo abrió ayer Jorge Valdano, detentador de no sé qué canongía en el coro angelical del dios Florentino, al replicar a los escandalizados que el fichaje en realidad era un acto de responsabilidad social reactivando la economía:

Dentro de una crisis como la que se está viviendo estos precios producen un enorme impacto, pero basta con abrir cualquier periódico económico para encontrarnos con recomendaciones de que las empresas tienen que ivertir, intentar activar la economía. Exactamente eso es lo que está haciendo el Real Madrid.

Probablemente el tipo pretenderá que concedan al equipo el Nobel de la Paz. Aún no había recuperado mi pulso su ritmo habitual tras el cabreo de leer el cinismo y la desfachatez del tiparraco ese -y la indignación de saber que no hubo un Mountazer al-Zaïdi local que le endilgase un zapatazo en toda la jeta- cuando me desayuno esta mañana con el responsable último del desaguisado declarando ignorantes a quienes definan esos fichajes como inmorales en tiempo de crisis. La verdad, ya sólo me faltaba que me insulten. Por cierto, me enteraba esta mañana cuando el croissant se me había atragantado de que Ronaldo, Kaká, Messi, Forlán y compañía pagan menos impuestos por sus nóminas millonarias que cualquier ciudadano honrado español, un 24% frente a un 43% que tributa cualquier ciudadano que gane más de 53.407euros al año. ¿El motivo? Se benefician de una ley del PP que se promulgó, en teoría, para facilitar la contratación de científicos y que en la práctica sólo ha servido para fichajes galácticos.

La obra que estamos acabando está sufriendo retrasos inesperados, pero no sorprendentes. Algunas fábricas, por haberles sido rescindida por los bancos la línea de crédito, ya no producen nada, sólo venden lo que les queda en stock, y ha habido que cambiar algunos diseños, algunos acabados… Es el caso, por ejemplo, de los muebles de baño, cuyos acabados en wengé están ahora descatalogados y que nos han obligado a cambiar los colores de las puertas, con el considerable retraso de una fábrica que funciona al 25%. Alguno de los industriales contratados no se ha presentado, pues la misma decisión unilateral de anular o dejar en la mínima expresión sus líneas de crédito no les permite hacer frente a sus responsabilidades contractuales y se han visto obligados a cerrar.

Dicen que tienes un problema si le debes un millón al banco, pero que, si le debes mil, el problema lo tiene el banco, y es bien cierto. Me gustaría ver la cara que se les ha quedado a estos pequeños y medianos empresarios, al día con Hacienda y la Seguridad Social, al día siempre con sus créditos y sus responsabilidades, cuando han visto que el mismo banco que les dice que no tiene dinero para prestar le suelta 75 millones de euros a una entidad con un agujero de otros 400. Me gustaría ver su cara, aunque, ¡vaya usted a saber!, igual está encantadísimo de que no sé quién y no sé cuál jueguen no sé dónde aunque su empresa se esté yendo por el desagüe. Todo lo surrealista es posible en un país donde 60.000 sevillanos se manifiestan no por el paro o exigiendo la reforma agraria, sino para que algún otro impresentable se largue de quién sabe qué equipo.

Pero quizá haya empresarios a los que estos grandes fichajes no les resuelvan ningún problema real y les indignen. Les indignen porque ellos, honrados y cumplidores, están al borde del colapso por la falta de liquidez de bancos y cajas que hacen cola para rendir pleitesía y bañar en euros a los equipos de fútbol. Quizá estos empresarios que acusen de agravio comparativo, de escándalo financiero el préstamo mil veces superior a la línea de crédito cuya renovación solicitaban y les fue denegada por Caja Madrid o por el Santander o por la Caixa si ésta le presta al Barça el dinero para no contratar a no sé quién… quizá ellos puedan reunirse, agenciarse unas cuantas latas de queroseno y empezar a quemar sucursales y sedes centrales. Parafraseando a Valdano, podrán decir que destruir para reconstruir es una forma de reactivar la economía, que se lo pregunten a los amigos de Bush en Irak. Y esto no es terrorismo, es justamente lo contrario: guerra contra el terrorismo financiero; todo empresario y autónomo que decidiera tomar esa decisión tendría desde aquí una tribuna abierta. Porque el crimen sería quedarnos de brazos cruzados cuando ni el Estado ni la Justicia funcionan, pues nuestro silencio e inacción sería aceptar sin rechistar que nos unzan el yugo.

Anuncis

Read Full Post »

Por una banca pública

Con una muestra de mano izquierda sólo comparable con un manco o un pirómano, en pleno debate sobre cómo la falta de crédito está llevando al borde del colapso a la pequeña y mediana empresa, Botín, con su corbata rojo corporativo, anunció ‘magníficos resultados’ para el Santantder en 2008. No se le puede acusar de mentiroso ni farolero, porque el beneficio atribuido sin plusvalías ha sido de 8876 millones de euros, un 9% más que en el 2007. Respondía así el señor Botín a la petición del Gobierno de “que no es momento de que la banca anuncie grandes beneficios”. El BBVA anuncia un beneficio recurrente para el mismo ejercicio de 5414 millones de euros, un 0,2% más que el año anterior. No entraré aquí ahora a evaluar la deplorable elegancia y fair play del Chairman of Banco Santander adelantando la presentación de resultados un día para pisar así la del BBVA.

A principios de octubre de 2008, el Gobierno de España creó un fondo de 50.000 millones para garantizar la liquidez del sistema bancario español. En diciembre, Solbes tuvo que recordar a bancos y cajas que las ayudas eran para dar créditos a empresas y familias. Dos meses más de silencio y de goteo de empresas al borde del colapso por la clausura de sus líneas de crédito cuando el inefable cántabro sale de nuevo a la palestra desdiciéndose de los compromisos adquiridos,  porque “es difícil, yo diría que imposible, que el crédito aumente”.

Pocos días antes, el presidente de la patronal bancaria, la Asociación Española de Banca, Miguel Martín, había habierto la veda a la desvergüenza durante su intervención en unas jornadas organizadas por el Grupo Parlamentario Socialista en el Congreso de los Diputados, al afirmar sin que le escapase la risa tonta que la economía no se hunda más gracias a los bancos. Para el señor Martín, la crisis la han provocado los que pedían crédito, no los que lo concedían alegremente con una lata de mejillones en escabeche como aval.

Llegados a este punto, uno se pregunta qué domesticada prensa tenemos que nadie se levantó y le arrojó un zapato a la cabeza, un estilo que debería crear precedente para tratar con sinvergüenzas y gente de mal vivir.

De esta espiral de la baladronada ofensiva se ha desmarcado un tanto el BBVA, anunciando primero, el 4 de febrero,  una línea de crédito de 5500 millones de euros para pymes y familias y, dos días después, anunciando la congelación de los salarios de sus altos directivos. Algo es algo.

A principios de enero, la Standard&Poor’s, la agencia internacional de medición de riesgo rebajó la calificación de crédito soberano a largo plazo del Reino de España del AAA al AA+ debido a la ‘debilidad estructural de su economía’. No tenía ni repajolera idea de qué significaba eso, hasta que me dijeron que un empeoramiento de la calificación significaría unos créditos internacionales más caros. ¿No era este organismo u otro similar el que avalaba con sus máximas calificaciones la economía ahora en bacarrota de Islandia o la británica? ¿No era este organismo u otro similar el que certificaba calidad jabugo a la mortadela podrida de las subprime, de Lehmann Brothers, de los activos tóxicos y de las estafas diversas? Entonces, ¿por qué demonios se le sigue dando valor a la opinión de unos inútiles? Porque su incompetencia está más que contrastada.

Hasta aquí, son los hechos. Han transcurrido cuatro meses desde que el Gobierno pusiera sobre la mesa 50.000 millones de euros para dar liquidez y facilitar el crédito; quienes los han recibido no sólo no lo han hecho, sino que dicen que no lo harán.

Bien. Pues entonces ha llegado el momento de que la res publica asuma las limitadas atribuciones que le concede nuestro ordenamiento y cumpla con el trabajo que el sector privado no hace. No es necesario nacionalizar nada, que lo hagan Obama y Brown en sus países si les parece bien que todos carguen con los errores de unos pocosy y unos pocos con el beneficio de todos; aquí, que cada palo aguante su vela, y si alguien se tiene que hundir, que el Estado recoja después los restos. Pero ni un céntimo más para esa panda de hijos de siete chacales. Que se retire ese dinero de inmediato, esos 50.000 millones de euros,  y se cree con ellos un banco público. No es competencia desleal: es, simplemente, ofrecer un servicio que ahora nadie da.

¿Costaría mucho crear una banca pública? No. Ni siquiera sería necesaria la creación de una tupida red de oficinas de cercanía, porque podría perfectamente aprovecharse la red de oficinas de Correos, con el ahorro que eso supondría. No hablaríamos de funcionarios, sino de empleados, contratados como en cualquier otra entidad, sólo que de titularidad pública. Todos sus cargos directivos serían técnicos.

Actualmente, los bancos están haciendo, además, competencia desleal a las inmobiliarias. Están subastando a precios por debajo del mercado el stock de edificios que la crisis les está dejando para que se coman con patatas. Los únicos que se benefician de esto son especuladores que compran ahora y venderán dentro de tres, cinco o diez años con una plusvalía que sólo les beneficiará a ellos. ¿Y si este banco público tuviera el derecho de tanteo en estas subastas, para quedarse un stock y reconvertirlo en viviendas protegidas? Quizá sea socialmente más aceptable…

Creo que es momento de exigir a nuestros gobernantes que se dejen de paños calientes, den un golpe en la mesa y hagan algo. Que nuestro dinero no sirva para pagar las deudas y tapar las vergüenzas de un sistema financiero irresponsable que ahora no quiere afrontar sus deberes y sus culpas, sino que se emplee ese dinero en crear una banca pública, constantemente auditada, con un fin marcadamente social, de apoyo a familias y pymes. Ah, y ya de paso, ya que nuestros bancos tienen unos beneficios tan magníficos, quizá se les podría limitar la comisiones…

Read Full Post »