Feeds:
Entrades
Comentaris

Posts Tagged ‘blog’

KLAUS

Si no nos hemos tomado mi precaución de bloquear todos los resquicios posibles en el perfil de facebook, podemos levantarnos un buen día y desayunarnos con la solicitud de amistad de un tipo con el que coincidimos en un campamento de verano allá por los ochenta (los que tenemos cierta edad) y cuyo nombre no nos dice nada hasta que recordamos que era el matón que hizo de nuestra estancia una tortura. En cambio, cuando alguien encuentra un blog, aunque sea enmascarado en el seudonimato como el mío, partimos ya de la posición ventajosa de que el hallador sabe leer, y eso da ciertas garantías.

Así, de casualidad, después de algunos años desconectados -ni él ni yo dábamos mucha importanca al e-mail cuando nos separamos, ni sabíamos exactamente qué íbamos a hacer o a deshacer-, gracias a este peculiar universo de blogs -que los Gustavo Bueno de turno consideran ya casi obsoletos, deslumbrados por el éxito de las redes sociales- un viejo amigo de la carrera y yo nos hemos reencontrado, y si él tuvo alguna duda de que era yo el disfrazado con el rostro de uno de los inoporantes más simpáticos de la historia alemana, no precisé ENIGMA para descifrar su acróstico.

No sé si el tiempo o las experiencias le habrán cambiado mucho, pues ni siquiera puedo discriminar si yo he cambiado mucho con ambos; la última vez que le vi, no había probado ni el tabaco ni el alcohol en toda su vida, y como su abstinente determinación no se debía ni a voto, promesa o causa religiosa alguna, sino más bien a terquedad, mucho me temo que, lamentablemente, seguirá igual en ese aspecto. Yo, en cambio, he sustituido el Moskovskaya con un poco de limón exprimido con que ponía a macerar mi hígado durante la carrera por cerveza negra o vino, sobre todo tinto, y una copa de calvados o de malta muy de vez en cuando.

Klaus es brillante, pero eso no debe llamar a engaño a nadie, que no se ha sentado en la puerta de su casa a esperar ver pasar el cadáver de su enemigo. Picasso decía algo sobre que la inspiración para ser eficaz debía encontrarle trabajando -como no recuerdo la cita exacta, la parefreseo y punto- y, consecuentemente, la brillantez intelectual de Klaus ha sido constantemente bruñida por su desmesurada capacidad de trabajo, tanto para los asuntos importantes como en otros más triviales; de hecho, es la única persona que conozco que supera mi capacidad de dedicar tiempo, trabajo y esfuerzo a lo pintoresco.

Hay muchas formas de demostrar inteligencia; en nuestra carrera, quizá la más importante -y difícil- es no creerse el pasodoble “Marcial, tú eres el más grande” que la escuela entera canta cuando uno sobresale en determinadas asignaturas. Y Klaus, pese a pertenecer por méritos propios a esa elite, siempre contempló con reparos esa feria de las vanidades. Quizá por eso todavía sigue cuerdo o, como mínimo, igual de loco que entonces. Muy buen dibujante y genial caricaturista, ha seguido cultivando la mirada crítida al starsystem -no sólo de la arquitectura- que ya tenía en la carrera, visión de la que se puede disfrutar en su blog,

www.klaustoon.wordpress.com

una reflexión lúcida y sagaz desde la tira cómica del mundo de las grandes estrellas de la arquitectura mundial. Si está en inglés no es por snobismo, sino simplemente porque Klaus vive allí. He aquí, por ejemplo, cómo refleja la paradoja entre el discurso de Rem Koolhaas, un gran arquitecto holandés, y su puesta en escena mediática.

pkool-hope-def

Viñeta On Starchitecture

y aquí está el verdadero Koolhaas, que personalmente me parece menos auténtico que la caricatura.

Por cierto, la sombra peluda que aparece en alguna viñeta

 

es el propio KLAUS, un amante del cine y conocedor de este arte como pocos que, supongo, homenajea a Hitschcock parodiando sus cameos. O quizá no, pero la asociación era ingeniosa y no he podido evitarla.

Si he traído este blog aquí no es sólo por recomendar una página que, objetivamente, encuentro digna se ser conocida y visitada, pues es una acertada crítica al mundo de la arquitectura y los grandes arquitectos desde dentro, una refrescante broma con la que devolvernos a la realidad a una profesión en la que tendemos a tomarnos demasiado en seria y con figuras tratadas a menudo como reencarnaciones de Buda. No sólo es eso, aunque ya sería bastante, sino por la alegría de haberme reecontrado con un viejo amigo en el que he pensado a menudo y cuya ausencia he extrañado a veces. Y no podía despedirme con otra cosa que con Pink Floyd, claro, un café para él y, haciendo una excepción, un moskovskaya en vaso helado para mí, por los viejos tiempos.

Read Full Post »